Translate

viernes, 21 de junio de 2013

Escuela Joso VS Rpg Maker


¿Es recomendable estudiar en la escuela Joso de Barcelona? Una pregunta que me han hecho muchas personas, además.

 
Bajo mi punto de vista, si NO os sobra el dinero, no. No lo recomiendo porque es una escuela cara y quizá no compense al final, porque no dan ningún título oficial al hacer algún curso entero. Tengo entendido que antes sí que lo daban, pero bueno.
Cuando yo tenía 17-18 años, empecé el curso de "Arte Gráfico" y valía 200 euros al mes. Los cuales pagaban mis propios padres porque yo no tenía trabajo y tenía que seguir haciendo algo productivo con mi vida. Ahora pasaron 9-10 años desde entonces, y no sé si vale lo mismo o más caro. Tendréis que informaros.

Si os sobra dinero o no os preocupa mucho vuestra economía, entonces sí que lo recomiendo. Al menos que probéis, y si veis que estáis tirando el dinero, ya es elección vuestra el seguir o no. Pero hay que darle una oportunidad porque pienso que quizá ahora es distinto, que quizá hay mejores profesores o se mantienen los de antes. Al menos los que dije eran buenos. E incluso es probable que los profesores que no te enseñaban mucho, si siguen ahí, hayan cambiado el chip. En 10 años pueden pasar mil cosas.

Hay otro tipo de cursitos dentro de la escuela que amigos míos me han dicho que merecen la pena.
Han pasado muchos años y quizá ha mejorado la cosa respecto a cuando estuve allí, así que para aquellos que no vayáis mal de dinero, os recomiendo que os apuntéis a algún cursito de verano. 
Pues además, allí hay gente muy maja y podéis hacer amigos con vuestras mismas aficiones. Había tanta gente friki como yo -incluyendo profesores- que el ambiente era genial. Eso os lo puedo asegurar.

Y ojo, hay otra escuela Joso en Sabadell, de la cual desconozco cómo es el ambiente y tal. Pero si os cae más cerca, pues es otra opción.


Ahora, si me tengo que poner seria, siento si lo que voy a decir a continuación pueda ofenderle a alguien; no es mi intención. Voy a ser sincera y hablaré -al menos- bajo mi experiencia propia en el curso que hice de "Arte Gráfico" en la escuela Joso.

Mi experiencia allí fue agradable por una parte, hice muchos amigos y me lo pasé genial. Al menos el primer año. 

Lo gracioso del tema, es que nos decían que el primer año era un paseo, que la cosa empezaba en serio en el segundo año. Y que muchas personas no llegaban a terminarse los 4 años de Arte Gráfico porque hay que echarle cojones. Daban a entender que la gente no podía más y se rendía. 

El primer año fue muy instructivo. Pero gracias a 4 profesores puntuales a los cuales quiero aprovechar para agradecerles lo que me enseñaron.

A José Luis (no recuerdo el apellido, pero era un hombre de pelo largo y barba), que me enseñó mucha teoría respecto al mundillo de los cómics, y se tomaba la molestia de hacer una clase al igual que los otros 3 profesores que mencionaré a continuación. Además, fuera de clases era también una persona con la que se podía hablar y salir a tomar algo de vez en cuando.

Seguimos con Abel Carrasco. Aparte de tener un sentido del humor muy troll que me gustaba, me parecía un excelente profesor de dibujo. Me enseñó muchas cosas en cuanto a anatomía, profundidad, y un largo etcétera.

Sigo con Gerard Losilla. El hombre del "ecera" (con cariño). Era mi profesor de color, y para mí, pese a que era exigente (como tiene que ser) ha sido muy grande ya que me enseñó también muchísimas cosas. Le agradezco infinitamente la labor y las riñas que me pegaba cada vez que hacía algo mal.

Terminaré con Bié. Dibujante de cómic que participó en el Jueves en su momento, y nos contaba anécdotas sobre ello. Era el profesor que nos daba clases de "humor". En realidad nos enseñaba a dibujar con el estilo de los cómics humorísticos, tipo Mortadelo y Filemón, etc. Era un profesor también muy exigente, quizá de los que ponía notas más bajas. Pero era excelente y nos enseñó muchas cosas.

A los 4, mil gracias.

Luego teníamos los profesores que te daban fotocopias con ejercicios y se rascaban las pelotas en clase. E incluso uno ponía música de Bruce Springsteen con un molesto altavoz portátil mientras él dibujaba sus cosas. ¿Enseñar? ... ¿"Profesor"? ¿Dónde?...

En aquel entonces no le daba la importancia que le doy ahora a todo esto.

Luego había uno que se dedicaba a contar su vida y lo famoso que es fuera de españa entre muchas otras cosas. Acabé muy quemada de este en especial, porque venía a aprender, no a que me cuenten sus vidas con el ego que no les cabía en toda la escuela.

No pienso decir sus nombres, porque encima les daría publicidad que no merecen.

El primer año, ya me compensaba que los 4 profesores mencionados arriba nos enseñaran tanto... Porque de no ser así, yo la Joso la hubiese dejado el primer año. Pagar 200 euros (sin material incluido) para que luego no te enseñen... Se me haría un nudo en la garganta. 
 
Pues cual misterio arqueológico a lo Indiana Jones, descubrí cual era la razón por la cual la gente dejaba el curso a medias. Fue en el segundo año, en el primer año ya tuve pistas.

Sí, Abel Carrasco se fue. Una pena tremenda... Tampoco nos daba clase Bié. Al menos quedaba Gerard Losilla y el profe de historia del cómic. Pero ya no me alcanzaba que 2 profesores sean los que enseñen mientras los demás solo te pasan fotocopias. Quizá Ratera, otro profesor, sí que se tomaba la molestia de dar clase como dios manda. Como profesor también valía la pena.
Pero (eso ya es subjetivo, él no tiene la culpa) lo que enseñaba, no me aportaba nada a mí, personalmente teniendo en cuenta cuales eran mis objetivos.

Y que me cambien a Abel por un profesor de dibujo que no enseñaba un carajo, y nos daba fotocopias para hacer 40 cabezas, 40 manos, y 40 mierdas en varias perspectivas, fue un palo. Eso lo puedo hacer yo en mi casa sin pagar nada más que internet.

Mala pata la mía, el primer año no falté ni un día a clase. El segundo año, mi abuela estaba ingresada en el hospital con una enfermedad terminal y mis ánimos estaban tan bajos que no tenía ganas de nada, e incluso llegaba tarde a clase, o no iba a veces porque no me aportaba nada. Contad con el hecho de que antes vivía con mi abuela, además.

Mi comportamiento también me complicó la convivencia con otras personas, tenía la cabeza en otro lado. No estaba bien, y el panorama en la escuela Joso no me motivaba a seguir con ese curso. De hecho, estuve desde el segundo mes del segundo año, planteándome si lo debería dejar o no, y así mis padres se ahorraban ese dinero y yo me ahorro perder el tiempo.
Al final, no estuve más de medio año, me fui sin más y creo que ha sido la mejor decisión que tomé respecto a que rumbo debería seguir para aprender y dar con lo que realmente quiero hacer. 

Tuve mi primera crisis de desmotivación a finales del primer año en Arte Gáfico. Me rallé mucho porque nunca antes me había pasado. Antes siempre estaba dibujando y pintando sin cansarme. Hablé con mi profesor de historia del cómic, fuera de clases, y me dijo que no me preocupe, que eso ocurre por épocas. A él también le había pasado muchas veces.

No se me pasó esa crisis hasta que no me metí en el pixel art. Lo digo como apunte.

Al final, me vine a vivir con mis padres. Me puse en plan autodidacta a aprender a hacer pixel art. Fue como empezar a dibujar de cero, es totalmente distinto a eso de hacer dibujos a mano. Aunque ya había trasteado 2 años atrás (en el 2002) con el Character Raiser, descargado en la web de Hellsoft, no tenía ni idea de pixelar.

Siempre quise hacer un videojuego, pues fue el RPG Maker quien despertó esa ilusión, y el propio programa me "enseñó" muchas cosas que aplico hoy en día en el ámbito profesional. Gracias a consejos externos y a las críticas, pude mejorar como pixel artista. 

Pues es curioso, porque aquí el Rpg Maker, se mira con el concepto de que es un programa para hacer RPGs de manera fácil. Sin embargo, en Japón se planteó el programa como una "escuela" para aprender a hacer RPGs. No sé explicarme bien, pero yo me entiendo.

He aprendido mucho con este programa y también del scene que lo rodea, y lo he hecho de una manera totalmente enfocada a mi objetivo, que es hacer videojuegos como los de la vieja escuela. Así que, para mí, gana el RPG Maker. Eso es lo que rompió con mi crisis de desmotivación, el saber qué es lo que yo quería hacer en la vida. Y cómo lo quería hacer, obviamente. 
 Porque cuando he trabajado para otros, donde tenía cero libertad creativa, no lo he disfrutado nada.

Sobre la escuela Joso, yo repetiría la experiencia si estuviera sobrada de dinero, pero en otro curso. No en Arte Gráfico. Quizá el de aerografía o de modelismo. Me interesarían ambos, y sé de sobras que me llevaría bien con la gente y con los profesores (no todos).
Y quizá, para aprovechar un verano, también me metería en un curso de verano. Sé de sobras que haría nuevas amistades.


Pues nada. Tener en cuenta también que no hay nada mejor para el aprendizaje que ser autocrítico, también aceptando las críticas de terceras personas. Y ya sabéis qué críticas, si no os engañáis a vosotros mismos con eso de "es mi estilo", sabréis apreciarlas.

Estoy deseando que salga el Easy RPG. Pues me tiraría a hacer mis juegos sin preocuparme por nada y con mucha más motivación.



9 comentarios:

BloodyKefka dijo...

Jooo, ahora tengo que hacer un comentario de esto. Me parece más instructivo lo que te he comentado en tweeter. Ahora, aunque quizás sobre el RPG Maker se podrían decir más cosas (aunque entiendo que tú estas hablando de tú experiencia con él, y no intentando hacer un ensayo literario) me ha parecido bastante interesante por lo que has comentado.

Anónimo dijo...

Hola Marina. Veo que te gustan los juegos retro. Ya te comenté en una anterior entrada que yo estoy aprendiendo con el Game Maker y tal. Hay otro artista que se dedica a ello. Y ha hecho muy buenos juegos de ese estilo. Quizás lo conoces. Se hace llamar Locomalito. Y esta es su web: http://www.locomalito.com/index.php

Puedes poner la página en castellano con el icono de la derecha. Saludos!

Marina.N.T dijo...

Sí, ya conocía a Locomalito. De hecho, gryzor87 es quien está componiendo para nuestro proyecto, el Fruiticide.

Admiro mucho a LocoMalito por su tremenda constancia y dedicación a este hobby. ¡Muy buena tu recomendación!

Anónimo dijo...

Hace poco vi un vídeo de ellos por 'yutub'. Lástima que el audio no era muy bueno. De cuando fueron a Retromadrid y tal. Es interesante que cualquier persona se pueda introducir en este mundillo. Eso sí, tarde o temprano hay que programar...ufff!!!

Victor dijo...

Estoy seguro de que es más difícil encontrar un grafista interesado en una colaboración que un programador.

O será que yo me muevo entre programadores.

Marina.N.T dijo...

Creo que me perdí...


Bueno, ya respecto al último mensaje. Teniendo en cuenta que hacer gráficos es bastante pesado (supongo que la programación 3 cuartos de lo mismo) un grafista preferirá meterse en un proyecto propio o algo que le guste antes que colaborar en un proyecto porque se lo pidan.

Por lo menos yo -en caso de estar completamente libre-, si me meto en algo que no me interesa o no me gusta, solo será si es un trabajo remunerado con un precio muy razonable. Porque muchos te ofrecen una miseria pensando que es mucho, y encima se creen que te hacen un favor.

Hacer gráficos es duro, yo he terminado muchas veces con dolor de cabeza y de ojos de tanto pixelar.

Victor dijo...

Yo contestaba al Anónimo anterior al que me parecía entenderle que programar se le hacía muy duro (por el ufff del final).

Pretendía decirle que si busca programador, es raro que no encuentre uno que ande buscando un grafista.

El problema de contactar artistas con programadores es que a uno le entre por los ojos el proyecto del otro. Para eso, siendo pobre, es buena idea los Mockups si eres grafista o acabar los juegos con gráficos simples esperando que un grafista se ilusione si eres programador.

Evidentemente a nadie le gusta trabajar gratis salvo que sea por amor al arte (o al proyecto) y más con la crisis que tenemos dónde hay que buscar ofertas bajo las piedras.

Pero seamos sinceros, lo normal es que al diseñador del juego se le acaben pronto las perras para pagar los trabajos que él mismo no puede hacer. Hacer un juego bien hecho es un trabajo de muchas horas y la ilusión se acaba. Si todo el mundo trabajara se puede proponer ir a porcentaje de ventas pero tal y como está la economía no es algo que mucha gente aceptara.

Marina dijo...

Pues sí, más o menos es así. En el Fruiticide nos está pasando esto. Es un proyecto que nos gusta a todo el grupo ya que con una base todos hemos aportado nuestro granito, y trabajamos con bastante motivación.

Pero dentro del grupo hay gente que necesita ganarse la vida, a la cual hay que pagar. El tema presupuesto es muy jodido. Pero bueno, siempre hay alguna manera de tirar adelante. Además, el tema porcentajes a repartir también es un tema que puede dar mucho de que hablar entre varios conflictos internos. Es algo que como no lo hagas con gente de confianza... Yo al menos desconfío mucho.

No hay que perder nunca la fe, ya que quizá a un artista no le interese tu proyecto, pero a otro más adelante, quizá sí.
Aun así tienes razón, no es fácil encontrar gente interesada.

Sergio de Prado dijo...

Lo de las crisis de creatividad es una constante en cualquiera que se dedique a artes plásticas, música, literatura, etc. Este tipo de crisis también aparecen cuando pasas de hacer cosas "para ti" a hacer productos para terceros, ya que se introduce un "filtro crítico" externo con el que no siempre se está de acuerdo... Está bien abrirse camino en otras direcciones (como te pasó a ti con RPG Maker) y volver a descubrir el placer de hacer lo que a uno le gusta. Afortunadamente, los campos artísticos y creativos son tan grandes que siempre hay algo nuevo por hacer :)

Se ha producido un error en este gadget.